5+6/2012 l Vol.18  |   Dental Economics, Legal
Descárgate el artículo en PDF  |  Compartir en      

Sociedad Civil Profesional vs. Sociedad Limitada Profesional

Autor: Alfonso López Muñoz

 

En la última década, la creciente especialización y la exigencia de alcanzar economías de escala en el ejercicio de las actividades profesionales han generado un progresivo abandono del ejercicio individual de la profesión, sustituyéndose por el ejercicio colectivo a través de diversas formas contractuales asociativas.

Tal situación llevó a la creación en nuestro ordenamiento jurídico de la Sociedad Profesional (“SP”) mediante la Ley 2/2007, de 15 de marzo, de Sociedades Profesionales.

La SP es una figura jurídica en sí misma, a la que la Ley le permite que se concrete en cualquiera de las formas societarias previstas en nuestro ordenamiento jurídico: capitalistas (Sociedad Anónima, Sociedad Limitada, etc.) o no capitalistas (Sociedad Civil, Sociedad Comanditaria, Sociedad Colectiva, etc).

A día de hoy, los profesionales ejercientes han escogido de manera mayoritaria las formas societarias de la Sociedad Civil Profesional (“SCP”) y la Sociedad Limitada Profesional (“SLP”) para sus SP.

Llegados a este punto, y sin entrar en un estudio detallado y pormenorizado de cada caso concreto, para una gran generalidad de supuestos puede plantearse la cuestión de cuál de esas dos formas societarias sería la mejor elección para la constitución de una SP.

Para ello, habría que determinar las características diferenciadoras de dichas formas societarias y llegar a una conclusión que determinara aquélla que pudiera resultar más conveniente según qué casos.

 

Las características que podrían ser determinantes para su diferenciación serían las legales y contables y fiscales:

 

Legales

La Ley 2/2007, establece un marco legal común y especial para las SP que impera sobre las regulaciones propias de cada forma societaria en las que pueda concretarse, de tal manera que, éstas últimas, se aplican de manera subsidiaria en todos aquellos aspectos que la Ley no regule expresamente.

Así pues, independientemente de la forma societaria escogida, debido a la amplitud y diversidad de los aspectos regulados por la Ley, nos encontramos con un marco jurídico común de las SP en lo referente a las formalidades requeridas para su constitución, su composición, al reparto de beneficios, al régimen de responsabilidad de sus socios, al régimen regulador de los socios, a la transmisibilidad de la condición de socio, etc.

Por tanto, salvo en casos muy concretos, estos aspectos legales no son un motivo determinante para poder concluir la elección entre una SCP y una SLP.

 

Contables y fiscales

En este ámbito sí que existen diferencias determinantes entre la SCP y la SLP. Comenzaremos comentando las contables para posteriormente analizar la tributación de una y otra forma societaria.

1.      Aspectos contables

La SLP, como sociedad mercantil, tiene obligación de llevar una contabilidad de acuerdo con el Código de Comercio, así como de cumplir otras obligaciones de naturaleza mercantil como depositar cuentas en el Registro Mercantil, la necesidad, en su caso, de auditar sus estados contables, etc.

Sin embargo la SCP, aunque debe determinar su resultado del ejercicio conforme a las normas del Código de Comercio, únicamente tiene la obligación anual de presentar el modelo 184 de atribución de rentas a sus socios.

Por tanto, respecto de la contabilidad, la SCP requiere menores formalidades que la SLP.

2.      Aspectos fiscales

La principal diferencia entre ambas formas societarias es que la SCP tributa conforme al régimen de las entidades en atribución de rentas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (“IRPF”) y la SLP está sujeta al Impuesto sobre Sociedades (“IS”).

El régimen de atribución de rentas consiste en que la SCP determina su resultado del ejercicio y lo atribuye a sus socios de acuerdo a su cuota de participación, para que tal beneficio tribute en sede de los socios por el IRPF, si es persona física (hasta el 52%) o por el IS, si es persona jurídica (tipo general del 30%), pero en sede de la SCP no se produce tributación alguna.

La SLP tributa por el IS al tipo impositivo general del 30%, pero le pueden ser de aplicación los tipos reducidos (i) de las denominadas microempresas del 20% sobre los primeros 300.000 euros de base imponible y (ii) del 25% sobre los primeros 300.000 euros en el caso de que fuera entidad de reducida dimensión, que serían los tipos comúnmente aplicables a la mayoría de las SLP.

Por tanto, la tributación sería, en principio, más ventajosa para la SLP o cuanto menos similar en el caso de un socio persona jurídica de una SCP, quedando sometido a un mayor gravamen el socio persona física de una SCP.

Además, aunque tenga la obligación de realizar pagos fraccionados, hay que resaltar la ventaja financiera que supone que los ingresos de la SLP no estén sujetos a retención, como es el caso de los de la SCP.

En relación con la tributación de los socios, ésta también difiere si son socios de una SCP o de una SLP, pero en este caso, únicamente, vamos a tener en cuenta a los socios personas físicas contribuyentes del IRPF.

Los socios de la SLP, por los servicios prestados en el ejercicio de su actividad profesional en el seno de la SLP, deberán facturarle anualmente por un importe mínimo del 85% de los ingresos obtenidos, debiendo la SLP efectuar retención a cuenta del IRPF al tipo del 21% (9% al inicio de la actividad del socio) y formarán parte de la base imponible general del IRPF tributando hasta el tipo del 52%.

Los socios de la SCP incluirán en su declaración del IRPF, en la base imponible general, (tributación hasta 52%) las rentas atribuidas por la SCP.

En este caso es preciso destacar que la SLP otorga una mayor flexibilidad para la planificación fiscal puesto que permite mantener en ella un 15% del beneficio anual tributando por el IS, con unos tipos impositivos inferiores a los del IRPF. Esos beneficios podrán hacerse llegar al socio mediante la economía de opción más favorable ya sea mediante la distribución de dividendos, su facturación o simplemente reinvertirlos en la actividad productiva de la SLP.

Sin embargo, la SCP se muestra rígida en ese sentido al existir la obligación de atribuir todos los ejercicios la totalidad de su beneficio.

En conclusión, la SLP sería recomendable para Clínicas con un volumen de actividad considerable en las que participara un número elevado de socios por (i) la imagen fiel del resultado económico de la actividad que determina el llevar a una contabilidad conforme a las normas del Código de Comercio con todas sus formalidades y (ii) por la flexibilidad que otorga para la planificación fiscal y la tributación de la manera legal más eficiente posible.

Por otra parte, la SCP, por la sencillez de su gestión cotidiana, convendría en el caso de Clínicas de pequeño tamaño con un número reducido de socios y con unos ingresos no muy elevados que se concretarían en un limitado margen de optimización fiscal.

 

Novedades tributarias más relevantes del 2013

 

Impuesto sobre la Renta de las personas Físicas:

Se suprime la deducción por vivienda habitual para las viviendas adquiridas a partir del 1 de enero de 2013.

Régimen transitorio:

  • No obstante, se permitirá seguir disfrutando de dicha deducción, en las condiciones vigentes a 31 de diciembre de 2012, a aquellos contribuyentes que con anterioridad al 1 de enero de 2013 hubieran generado el derecho a su aplicación.
  • Los contribuyentes que hubieran aplicado la deducción por aportaciones a una cuenta vivienda y sin que hubiera transcurrido a 31 de diciembre de 2012 el plazo de 4 años desde su apertura, podrán devolver las deducciones realizadas por este concepto en la autoliquidación correspondiente al ejercicio 2012, sin intereses de demora.

Se establece un nuevo Gravamen Especial para los premios de Loterías y Apuestas del Estado a partir de 1 de enero de 2013:

  • El Gravamen Especial se exigirá de manera independiente respecto de cada premio, y a través de una retención en el momento del cobro del 20% del importe del premio, previéndose un importe exento de hasta 2.500 euros según la cuantía apostada.

Este Gravamen Especial será aplicable también a los contribuyentes por el Impuesto sobre la Renta de los No Residentes.

  • Ganancias y Pérdidas patrimoniales generadas en menos de un año. Con efectos a partir del ejercicio 2013, las pérdidas y ganancias patrimoniales generadas en menos de un año pasan a integrarse en la base imponible general, tributando por tanto al tipo progresivo del IRPF (hasta el 52%). El límite para la compensación de las pérdidas se fija en el 10% de las ganancias patrimoniales del ejercicio integrables en la base imponible general.
  • Se prorroga en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas la reducción del 20% del rendimiento neto positivo de las actividades económicas por mantenimiento o creación de empleo.

 

Impuesto sobre Sociedades:

  • Se prorrogan para el año 2013 la aplicación del tipo de gravamen reducido (20% hasta 300.000 euros de base imponible y 25% sobre el exceso) por mantenimiento o creación de empleo para las denominadas microempresas.

 

Impuesto sobre el Valor Añadido:

  • Con efectos desde el 28 de diciembre de 2012,será suficiente con instar el cobro de uno de los plazos mediante reclamación judicial al deudor o por medio de requerimiento notarial para la recuperación de cuotas del Impuesto sobre el Valor Añadido de incobrables en operaciones a plazos o con precio aplazado. Hasta ahora era necesario instar cada uno de los plazos.
  • Se establece un sistema dual de facturas:

                  - La Factura ordinaria.

                  - La factura simplificada, que podrá expedirse en los siguientes supuestos:

                          · Que el importe no exceda de 400 euros (IVA incluido).

                          · Facturas rectificativas.

                          · Determinadas operaciones en que el importe no exceda de 3.000 euros (IVA incluido). Son los

                            supuestos del anteriormente denominado “tique”.

  • Se promueve el uso de la factura electrónica, otorgándole igualdad de trato respecto a la factura en papel y no exigiendo la utilización de una determinada tecnología para su expedición.

 

  •  Nuevos plazos de expedición de facturas:

          Regla general: en el momento de realizarse la operación.

          Destinatario empresario o profesional: deberá realizarse antes del día 16 del mes siguiente a aquél en que se devenga la operación.

          Entregas intracomunitarias de bienes distintas de los suministros: deberá expedirse factura el día 16 del mes siguiente a aquél en se inicie el envío del bien.

  • Las facturas rectificativas yano tienen la obligación de hacer constar tal condición.

 

Otras medidas:

  • Se prorroga para el ejercicio 2013 el Impuesto sobre el Patrimonio. Debe precisarse que a nivel autonómico, algunas Comunidades Autónomas como la de Madrid, no han eliminado sus beneficios fiscales neutralizadores del impuesto.
  • Creación del Impuesto sobre los Depósitos en las Entidades de Crédito. Con efectos desde 1 de enero de 2013, se crea este nuevo impuesto cuyo sujeto pasivo son las entidades de crédito. No obstante, por el momento, el tipo de gravamen será del 0%.
  • Para el año 2013, se fija el interés legal del dinero en un 4% y el de demora en un 5%
  • Los contribuyentes españoles deberán presentar, entre el 1 de enero y el 31 de marzo, declaración informando a la Administración tributaria de los bienes ubicados en el extranjero que posean.

Lee el artículo entero en PDF en tu zona de socio


SUSCRÍBETE

Hazte socio de Dental Economics, con acceso incluido a Dentalea.net.

Suscríbete
SÍGUENOS

No te pierdas nada de lo que pasa en Dental Economics Magazine.

¡Síguenos en Facebook y Linkedin!

CONTÁCTANOS

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier consulta:

   93 238 51 49
  info@dentaleconomics.es